Están acostumbrados a cuidar a los demás. ¿Pero quién cuida a los cuidadores?

Ayúdate a ti mismo para que puedas ayudar a los demás.

Cuidadores a menudo tienden a poner sus vidas en espera, lo que puede llevarlos a un agotamiento físico y moraly guiarlos a la depresión.

Esto es cierto tanto para quienes hacen de ella su profesión como para quienes cuidan de sus seres queridos. Cuidar de un ser querido enfermo a veces puede generar reacciones excesivas hacia él, que rápidamente nos hacen arrepentirnos de nuestras acciones y sentirnos culpables.

¿Cómo puede ayudar la sofrología?

La sofrología le permite al cuidador expresar lo que está experimentando. Ella le enseña a canalizar su ira si es necesario, en retroceder sobre lo que pasa, a recuperar la calma para que la relación con el paciente sea pacífica.

Las sesiones de sofrología También ayuda a restaurar la autoestima y la confianza cuando te sientes abrumado. También pueden ser un momento para preguntarse y pensar en lo que realmente quiere, para tomar las decisiones correctas.

En el caso de las sesiones grupales, también pueden crear un vínculo social, un lugar para compartir dificultades.

Esencialmente, la sofrología mejora al cuidador para darle la energía que necesita y la capacidad de cultivar lo positivo, incluso cuando todo parece ir mal.

Y tú, ¿tienes experiencia en apoyar a personas enfermas o frágiles? ¿Qué necesitarías para sentirte mejor? ¡Comparte tus experiencias con nosotros en los comentarios o en nuestra página de Facebook!