A menudo son los dos grandes valores morales los que nos permiten tomar decisiones, avanzar en la vida con la sensación de orientarnos juiciosamente en nuestro viaje.

Sin embargo, a menudo no sabemos por qué amamos y por qué no. Con respecto a la comida, a los niños se les dice «prueba antes de decir que no te gusta …» y tendrías que volver a aprender este proceso para todo.

Porque para conocer nuestras preferencias, desde niños confiamos en experiencias, personales o no, que se han convertido en nuestras referencias, que ahora involucran nuestro «gusto». Hoy pocos de nosotros sabemos las razones reales de estas preferencias …

Con Dynamic Sophrology vamos a descubrir los patrones habituales que tenemos dentro de nosotros para la apreciación de las cosas, para cuestionarlas intentando descubrir la sensación pura, la manifestación corporal.

Simplemente ve a escuchar los signos principales que nos envían todos nuestros sentidos, dejando de lado la noción resultante de aprecio y juicio.

Solo escucha, huele, ve, prueba y toca. Solo eso

Conocer nuestro cuerpo y cómo nos envía emociones.

Porque no se trata de «Me gusta o no me gusta».

Las cosas son lo que son. De ninguna manera estamos condenados a que nos gusten o no estas cosas.

Podemos simplemente «verlos», «sentirlos», «escucharlos», «probarlos» y «tocarlos» por lo que son y solo por lo que son.

Sin encontrar preferencia. Sin juicio de valor.

Simplemente ve su presencia por lo que son y no por lo que su presencia crea aquí.

Autor: Véronique BRUSA PASQUE, Sofróloga.