En este contexto de la epidemia de coronavirus, muchos de ustedes están teletrabajando. Le ayudamos a ver el lado positivo y le ofrecemos consejos para vivir bien este período.

¡Es bueno para la salud !

¡Ya ha sido demostrado (por investigadores estadounidenses de la Universidad de Florida) que el teletrabajo es mejor para su salud! No sólo los virus se pueden adquirir en la oficina. ¡Su estudio muestra que la falta de cortesía y el mal humor de sus colegas de trabajo también pueden ser contagiosos!

En la práctica

A pesar de sus beneficios, al ponerlo en práctica, no siempre es fácil organizarse para el teletrabajo. Es posible que se quede sin espacio y le resulte difícil la integración de la vida profesional en el ámbito privado. El teletrabajo también nos obliga a mantenernos concentrados durante horas a pesar de las múltiples distracciones disponibles.

Consejos de Sofro

La sofróloga Catherine Aliotta recomienda algunos ejercicios para ayudar a manejar estas dificultades.

Necesitas: concentración

Secuencia para repetir 3 veces.

En la habitación donde esté instalado, póngase de pie, derecho, con las piernas paralelas separadas del ancho de la pelvis. Los ojos cerrados, los brazos cerca del cuerpo. Respire profundamente, luego bloquee la respiración por unos segundos. Gire la pelvis hacia la derecha, luego hacia la izquierda. Sus brazos rotarán naturalmente a su alrededor como si definieran un espacio. Imagine que está creando una separación entre su espacio profesional y personal. Cree su burbuja, en la que nada puede molestarle. Después de unos segundos, al «crear su burbuja», puede desbloquear la respiración, dejar salir el aire por la boca y detener el movimiento. Respire naturalmente y observe sus sensaciones físicas y mentales.

Necesita: Hacer la transición entre la vida profesional y personal.

Cerrar la sesión en su entorno de trabajo es esencial. Este ejercicio le ayudará.

Sentadocon los ojos cerrados, relaje su cuerpo. Respire profundamente por la nariz y sople lentamente por la boca. Imagine que hay dos libros frente a usted: uno representa su trabajo y el otro, su vida privada. Abra el primero y consulte las páginas que describen todas las tareas profesionales realizadas hoy. Observe todo lo que hizo durante el día. Cierre este libro. Ahora abra el otro libro. Trate de imaginar cómo se podrían llenar las páginas en blanco durante las próximas horas. Proyecte en estas páginas lo que podría traerle alegría, felicidad. Esto se puede hacer con imágenes o palabras.

Ahora todo lo que tiene que hacer es disfrutar de su tiempo personal. Será aún más eficiente al día siguiente.